Aplicación SIG para la visualización de la eficiencia energética de áreas residenciales

Un gran termitero. Esa es la definición que daría de la ciudad desde un punto de vista personal, dentro de la tierna burbuja que conforma mi mundo del urbanismo. La ciudad como un lugar rebosante de vida, movimiento e información que está al alcance para su recopilación y análisis.

El estudio de la ciudad a través de sus indicadores y la información que de ellos se pueden obtener es uno de los puntos que más despierta mi curiosidad, por su magnitud tanto como por su desconocimiento. De ahí la importancia de los sistemas SIG y Big Data como canalizadores de información desde la realidad hasta la comprensión, tanto por el mundo académico como por el ciudadano de a pie.

Durante mi vida universitaria he tenido la oportunidad de colaborar en varios proyectos que trataban la problemática urbana, siendo mi paso por el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE) el que más me permitió conocer el ámbito urbano desde una perspectiva más analítica. Poder analizar el espacio urbano y proyectos de regeneración urbana desde una perspectiva de indicadores resulta de gran utilidad para poder entender los puntos que generan ciudad y aquellos que la destruyen.

Igualmente, la problemática climática en referencia a la edificación resulta un gran campo todavía inexplorado. La colaboración con proyectos Europeos me permitió conocer la aplicación de sistemas GIS para la visualización de la eficiencia energética de áreas residenciales (EPISCOPE y ACCENT), así como otros programas Europeos que, si bien trataban la ciudad desde un punto de vista de la eficiencia energética, buscaban analizarla haciendo uso de los datos disponibles. En este punto, la realidad de los proyectos se enfrentaba con la poca información o incluso inexistencia de la misma en referencia a ciertos indicadores. Esto conllevaba la obtención de datos de manera manual y de manera parcial, por la magnitud de la tarea. Es en este punto donde la necesidad de sistemas SIG y especialmente las fuentes de la BIG Data se hacía más que necesario.

La cuestión hoy es cómo manejarlas de manera eficiente y cómo sacarles el máximo partido. La combinación entre los SIG y la BigData se muestran como un tándem de gran potencialidad.

Cierto es que la generación de información geográfica es una tarea laboriosa y costosa, que muchas entidades, sean públicas o privadas, no pueden costear por la magnitud de su volumen. Pero también es cierto que su importancia es vital tanto para la investigación como para el planteamiento de la ciudad y cada vez son más accesibles. La cuestión hoy es cómo manejarlas de manera eficiente y cómo sacarles el máximo partido. La combinación entre los SIG y la BigData se muestran como un tándem de gran potencialidad.

En una ciudad en constante evolución, con una ciudadanía que busca resolver sus preguntas y colaborar en la creación de espacios urbanos más vivibles, dotarles de una herramienta de análisis democrática resulta, desde un punto de vista personal, como la mejor solución para lograr un urbanismo más participativo.

Alejando Cuñat. Architect and GIS analyst

Deja un comentario