Vulnerabilidad urbana. Geografía de la Salud

La influencia e importancia del entorno físico, económico y social que conforman nuestras ciudades es enorme en relación al bienestar y la salud. No sólo supone un factor que influye directamente en la salud de las personas, sino que se presenta también como una oportunidad para desarrollar hábitos o estilos de vida saludables. En ese sentido, el modelo de ciudad o el urbanismo real que cada municipio lleva a cabo es determinante en la posibilidad de desarrollar un modo de vida saludable. Actualmente la salud no es un vector prioritario entre los temas que el urbanismo considera a la hora de diseñar sus políticas urbanas o su modelo de ciudad. Sin embargo, la vinculación entre salud y municipio tiene en España un fuerte arraigo histórico en el campo de los esfuerzos sociales por mejorar las condiciones de salubridad de la ciudadanía. Es justo mencionar que una buena parte de las iniciativas de salud pública aportadas por los higienistas del siglo XIX fueron de ámbito local. Mas recientemente, la llegada de los ayuntamientos democráticos marcó un punto de inflexión, sobre todo en los grandes municipios, con la creación, a lo largo de la década de 1980, de nuevos servicios municipales de salud que intentaron cubrir los huecos mas urgentes del sistema sanitario y que bebieron de las fuentes ideológicas de la salud comunitaria, de la atención primaria de salud y de la promoción de la salud.

…cualquier ciudad puede ser saludable si se compromete con la salud, si tiene una estructura para trabajar por la salud y si comienza un proceso para conseguirlo, promoviendo la adopción de estilos de vida saludables y creando entornos que los favorezcan.

Una ciudad es algo complejo y dinámico. Es el lugar por excelencia de convivencia y de vida, y como tal tiene un papel determinante en la salud de las personas; es en la ciudad donde se desarrollan las actividades cotidianas (económicas, sociales, culturales, educativas, de ocio, etc.) y donde se toman las decisiones sobre estas políticas. Su entorno físico, como espacio o soporte natural adaptado y modificado por los individuos, determina los modos y estilos de vida de las personas, y no necesariamente es siempre favorecedor para su desarrollo: dificultades para las relaciones, degradación medioambiental,… Parece, pues, ser el lugar idóneo donde articular las medidas que reorientan las políticas públicas de salud. En este sentido, el concepto de ciudad saludable hay que entenderlo en términos de proceso y no solo de resultados. Entendemos superados los conceptos clásicos de salud pública basado en la prevención-protección para entender ésta como algo más integral en el que se busca mejorar los entornos en que las personas pueden ganar o perder salud según los factores externos, como son el medio ambiente, el empleo, la falta de educación, la vivienda y la pobreza, que entre otros son los principales determinantes de la salud de las personas y transcienden el ámbito de la atención sanitaria. Cualquier ciudad puede ser saludable si se compromete con la salud, si tiene una estructura para trabajar por la salud y si comienza un proceso para conseguirlo, promoviendo la adopción de estilos de vida saludables y creando entornos que los favorezcan.

El programa URBACT, se enuncia como un programa de cooperación territorial entre los distintos países de la UE que implica a ciudades y otros niveles de organización territorial. Su principal objetivo es facilitar el intercambio de experiencias y el aprendizaje a favor de un desarrollo urbano sostenible, utilizando un enfoque integral y herramientas de trabajo transversal. Dentro del mismo se desarrolla el Proyecto “Building Healthy Communities” (Construyendo Comunidades Saludables- URBACT_BCH), cuyo principal objetivo es establecer una red de ciudades que participen en un programa de intercambio transnacional para transferencia de políticas, planificación y prácticas de políticas de salud urbana. La ciudad de Madrid junto con Torino, Amaroussion, Bacau, Baia Mare, Belfast, Lecce, Lidindo, Lodz participa en dicho programa a partir de la iniciativa de la Dirección General de la Oficina del Centro del Ayuntamiento de Madrid.

El grupo “VLC UrbanBigData” colaboró en el año 2011 en el asesoramiento al Grupo de Trabajo del Ayuntamiento de Madrid para la definición de los indicadores de salud básico y la interpretación de los mismos. Esta iniciativa contribuyó a apoyar el propio proceso de evaluación del Proyecto Estratégico para el Área Central de Madrid y a materializar herramientas de gobernanza como es la metodología transversal que implica la herramienta de trabajo del propio proyecto.

Blog sobre desiguladades urbanas y salud

Deja un comentario