Los destinos turísticos maduros del litoral valenciano

Vídeo resumen  Proyecto ERAM

No es nada nuevo decir que Todo lo sólido se desvanece en el aire o que las ciudades eternas “sólo viven en las metáforas románticas”, al resto, el paso del tiempo marca las huellas del envejecimiento que en algún momento hay que hacer frente. En el año 2007 presentábamos una tesis “El Tapiz de Penélope. Transformaciones residenciales sobre tejidos sin valor patrimonial” que afirmaba la abultada cifra de renovación, hasta la fecha nunca conocida en la historia de la ciudad, a la que tendremos que hacer frente en los próximos años. En este trabajo, se ponía el acento en la ciudad residencial, enunciado otros escenarios como el turístico en los que la obsolescencia también precisa de una estrategia de intervención que atienda siempre a la visión de conjunto y a la integralidad de las acciones.

La costa mediterránea en general y la Comunidad Valenciana en particular, tienen una larga tradición en asentamientos turísticos, en los que se mezclan tanto una ofertas turísticas regladas con modelos de gestión y explotación profesionalizada, con otros modelos conocidos como “ciudades de vacaciones”, “turismo residencial” o de forma más genérica “segunda residencia litoral”, donde el modelo de explotación y gestión es más difícilmente controlable. Como afirmaba Rosario Navalón hace unos años refiriéndose al escenario litoral relacionado con el turismo:

El enorme desarrollo que las viviendas de uso temporal presenta en los municipios litorales valencianos permite reconocer un escenario de gran complejidad y amplitud en el que los usos turísticos y la segunda residencia se mezclan sin solución de continuidad.

Así pues, en la Comunidad Valenciana es necesaria hacer una distinción entre la oferta reglada formada por  plazas hoteleras y de apartamentos  y  el enorme volumen de oferta de potencial uso turístico, asociada a la oferta de chalets o apartamentos y segundas residencias, no registradas como plazas turísticas, que acaparan la mayor parte de la oferta de la Comunidad Valenciana.  Como señalan E.Obiol y M.Pitarch, el principal producto turístico valenciano, esto es y en propiedad «sol en la playa», ha ido deteriorándose como consecuencia de su progresiva y crónica desviación hacia las actividades relacionadas con la construcción inmobiliaria y los componentes especulativos asociados a la compraventa de suelo y viviendas. En vez de apostar por un modelo profesionalizado de producción turística atento a las calidades del territorio, el País Valenciano, arrastrado por los intereses inmobiliarios y la inercia, ha configurado un modelo turístico donde la excelencia en el tratamiento del entorno y la prestación de servicios son unos componentes poco más que secundarios. La resultante ha sido un turismo masivo y extensivo en sus implantaciones territoriales, y liderado en la práctica no por emprendedores turísticos sino por promotores urbanísticos que han sido realmente los creadores del «urbanismo turístico», fundamento del producto final ofrecido.

Edificios mitad hotel, mitad apartamentos, hoteles reconvertidos en apartamentos, son procesos conocidos, como por supuesto la rehabilitación de patrimonio inmueble urbano con destino hotelero.

Tanto en uno como en otro caso, la larga tradición turística de la costa levantina conlleva que determinados asentamientos turísticos han comenzado a perder su vigencia o su capacidad de producir beneficios turísticos. En otras latitudes como en Canarias o Baleares estos procesos ya se han comenzado a abordar presentando importantes dificultades fruto de la inercia de una industria donde el beneficio durante mucho tiempo fue un resultado garantizado. Algunos textos como “Reinventando  alojamientos turístico” de M.Simancas y R. Hernández son buenos ejemplos de los esfuerzos llevados a cabo en el archipiélago canario en la linea de revertir el envejecimiento y falta de rentabilidad de la oferta de alojamientos.  Se trata de zonas en las que los edificios están materialmente degradados, no reúnen las condiciones que exige la normativa y los espacios urbanos no responden a los usos e intensidades.

Ante esta situación nos tenemos que replantear que pasa con todo este parque inmobiliario existente, teniendo en cuenta que en estos entornos turísticos también nos encontramos ante arquitectura de valor patrimonial o de calidad reconocible, que deberíamos identificar y proteger. El Proyecto ERAM “STRATEGIES FOR SUSTAINABLE REGENERATION IN TOURISM SETTLEMENTS ON THE MEDITERRANEAN COAST” (ref. BIA 2011-28297-C02-01) en el que hemos participado, precisamente aborda este problemática en los escenarios de la costa valenciana, trabajando en paralelo en diferentes líneas de investigación: protección y reconocimiento patrimonial, vulnerabilidad en los asentamientos, análisis tipológicos de los diferentes tejidos, estrategias de internación a través de los elementos naturales, consumo responsable de recursos. A continuarción se pueden consultar algunas de las líneas de trabajo desarrolladas por “VLCurbanbigdata” dentro del Proyecto:

A System Of Synthetic Indicators For The Diagnosis Of Regulated Tourist Areas Of The Valencian Coast

An Approximate Method For Estimating Water Consumption According To Tourist Land Use Patterns: Evidence From Gandía Municipality (Spain)

Incentivos para la renovación de las infraestructuras y edificaciones en los destinos turísticos maduros de Canarias. Actuaciones sin traslado de alojamientos

Otros enlaces de interés:

http://rtemesc.webs.upv.es/web/wp-admin/post.php?post=1110&action=edit

http://rtemesc.webs.upv.es/web/wp-admin/post.php?post=1063&action=edit