Resilencia Geend-Belt. Transformaciones en el espacio ciudad-huerta

Seguramente la Huerta de Valencia sea uno de los paisajes históricos más ricos y complejos de las Comunitat Valencina tanto por su morfología espacial como por la densidad de arquitecturas, espacios y huellas que se han ido acumulando en su seno a lo largo de los siglos. Ello se debe en buena medida a encontrarse situada en el entorno de la ciudad más grande del antiguo reino de Valencia y de la capital del Sharq al-Andalus durante el período musulmán, lo que ha provocado una larga e intensa interrelación entre mundo urbano y mundo rural, pero en ello también ha influido sin duda su larga historia [1].  Este trabajo es el resultado parcial de un proyecto de investigación de mayor amplitud que trata de valorar los cambios producidos en los tejidos urbanos y en los suelos periurbanos del término municipal de Valencia en el intervalo 1944-2004. La investigación que presentamos se centra en el análisis de la naturaleza de los cambios y la dinámica de estos a lo largo del tiempo en la zona de La Punta, pedanía de la ciudad de Valencia (España) situada en el distrito de QuatreCarreres.

La metodología empleada se ha basado en el análisis y medición de las transformaciones en la estructura parcelaria, en los uso del suelo, en la ocupación de edificación y en las masas arbóreas presentes en la estructura tradicional de caminos. Las fuentes principales para la medición de dichos cambios han sido los Catastro de 1929-44; 1972; 1989, colecciones de ortofotografía de la Biblioteca Valenciana y evolución de la cartografía del SIOSE. Los resultados más destacados hacen referencia a la sorprendente resistencia de algunos elementos de la estructura de la Huerta de Valencia y el descubrimiento e identificación de “los paisajes” (en plural) resultado de las distintas dinámicas de cambio.

Con una perspectiva estudiada de 70 años de historia de La Huerta de La Punta, podemos afirmar que las mayores transformaciones llevadas a cabo en la zona se han producido en los últimos 10 años. Estas han sido tanto en magnitud como en velocidad y agresividad las más intensas de todas. Si se mantiene el ritmo de transformación macado en el último decenio en menos de 40 años dicho territorio desaparecerá como zona de Huerta histórica.

En los últimos 70 años en la Punta se ha producido una pérdida de superficie de huerta próximo a 200 has. una superficie algo mayor que la del centro histórico de Valencia. A pesar de la intensidad de dicha transformación, La Punta ha demostrado un grado de resilencia muy alto al mantener, superando las adversidades, sus sistema de riego, caminos tradicionales, cultivos, etc.

La zona de La Punta se ha ido convirtiendo en el “depósito” de grandes infraestructuras de servicio de la ciudad de Valencia: depuradoras, zona ZAL, talleres RENFE. Dicha reunión de usos en la zona da muestras de la visión como “solar” del espacio de la Huerta, desconsiderando todo valor histórico patrimonial existente en su estructura y configuración.

Es necesaria la aplicación y puesta en práctica del Plan de Acción Territorial de la Huerta de Valencia que con una visión integral de todo el sistema hortícola valenciano, dota de sentido y función a cada parte de la misma. De otra forma, la debilidad demostrada en la defensa de las bolsas de huerta independiente, condenarán a su desaparición progresiva o a un inevitable deterioro de la misma.

[1]   Guinot, E., El paisaje de la Huerta de Valencia. Elementos de interpretación de su morfología espacial de origen medieval. Historia de la ciudad. V. Tradición y progreso, Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana; Universidad de Valencia; Universidad Politécnica de Valencia; Valencia Ayuntamiento, Valencia, pp. 116-129, 2008.

Si quieres conocer el trabajo completo pulsa aquí

Deja un comentario